1. Se adaptan a nuestras rutinas

Los perros son maestros en adaptarse a nuestras costumbres diarias. Sin necesidad de instrucciones explícitas, rápidamente se alinean con nuestros horarios y actividades. Ya sea la hora de comer, dormir o salir a pasear, ellos se integran perfectamente en nuestras rutinas, haciéndonos compañía en cada momento del día. 

2. Detectan nuestra tristeza

Hoy en día ya está más que demostrado por muchos estudios, que pueden percibir nuestras emociones, especialmente cuando estamos tristes. En esos días en los que el ánimo decae, se acercan para ofrecernos su apoyo y consuelo. Su presencia puede ser un bálsamo, ayudándonos a sentirnos mejor y motivándonos a mantenernos activos. Si prestas atención, podrás darte cuenta de que aumentan la interacción contigo en momentos de trsiteza o preocupación, esto noes una casualidad. 

3. Reconocen la jerarquía familiar

En un hogar con varias personas, los perros rápidamente identifican quiénes son los líderes. Se acercan más a quienes consideran que tienen autoridad para recibir comida, paseos o caricias. Por otro lado, pueden mostrar menos respeto hacia aquellos que perciben como menos influyentes dentro del grupo familiar.

4. Detectan enfermedades

Uno de los dones más impresionantes de los perros es su capacidad para detectar enfermedades. Gracias a su olfato altamente desarrollado, pueden percibir cambios en nuestro cuerpo que indican la presencia de dolencias, incluso, antes de percibir síntomas físiciamente. Cuando detectan algo inusual, se quedan cerca para brindarnos su apoyo y cuidado.

5. Detectan la inseguridad

Sabíamos que los perros tienen un fuerte instinto protector dentro de la manada, ahora sabemos que también lo emplean con nosotros. Son capaces de detectar situaciones de peligro y reaccionar rápidamente para defendernos. Además, perciben nuestros niveles de estrés y ansiedad, procurando calmarnos para proteger nuestra integridad física y emocional.

6. Pueden saber si estás embarzada

Gracias a su olfato, notan cambios en el cuerpo de una mujer embarazada antes de que los humanos lo detecten. Perciben que algo diferente está ocurriendo y aumentan su atención y cuidado hacia la futura madre, protegiéndola y ofreciéndole afecto adicional.

Perro Sabe Si Estoy Embarazada

7. Interpretan nuestro lenguaje no verbal

Sin necesidad de palabras, los perros son expertos en leer nuestro lenguaje corporal. Observan nuestros gestos y expresiones para entender cómo nos sentimos y anticipar nuestras acciones. Conocen tan bien nuestra forma de ser que pueden detectar si estamos incómodos o felices.

8. Intuyen nuestras intenciones

Nuestros perros nos conocen tan bien que pueden anticipar nuestras intenciones, entienden nuestra personalidad y temperamento, y pueden predecir nuestras reacciones ante diferentes situaciones, ajustándose a nuestras necesidades y comportamientos. Esto no solo sucede con los humanos con los que convive, también detectan si un desconocido tiene intenciones peligrosas, o por ejemplo, algo tan simple como una falsa simpatía. De ahí el dicho, si le caes mal a un perro, no eres de confianza.

9. Comprenden nuestro pasado

Los perros que han pasado mucho tiempo con nosotros son conscientes de nuestro historial emocional. Han presenciado eventos que nos han afectado y pueden reconocer patrones de comportamiento ligados a experiencias pasadas. Incluso si no han estado presentes, perciben la carga emocional de nuestros recuerdos y experiencias.

10. Detectan nuestro amor por otros

Los perros son muy perceptivos respecto a nuestras relaciones afectivas. Notan cuándo tenemos un vínculo especial con alguien más, ya sea una pareja, un amigo o un familiar, y pueden sentirse celosos, buscando captar nuestra atención y afecto.

El Perro Sabe Si Alguien Es Mala Persona

11. Reconocen nuestras Necesidades de espacio personal

Nuestros amigos de cuatro patas son sensibles a nuestros requerimientos de espacio personal. Pueden notar cuándo necesitamos tiempo a solas y cuándo queremos compañía, ajustando su comportamiento para respetar nuestras necesidades emocionales y de espacio.

12. Perciben el clima emocional del hogar

Además de nuestras emociones individuales, los peludos también captan el ambiente emocional general del hogar. Si hay tensiones o conflictos, se vuelven más cautelosos y pueden intentar mediar o consolar a los miembros de la familia, demostrando su empatía y deseo de mantener la armonía. 

Sobre el autor

María - Redactora
María

Graduada en Periodismo y comuniacción Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid). Redacción y creación de contenido en PeluCanes.

Fuentes consultadas:

Solamente usamos cookies propias de tipo técnico necesarias para el funcionamiento del sitio web. No almacenamos ningún dato, ni tuyo ni sobre tu navegación. icono cookies